Plaza de España

Es un placer recorrer su famosa escalinata, muy querida por romanos y visitantes, gracias a su diseño cómodo y distendido

La Plaza de España (“Piazza di Spagna” en italiano) debe su nombre a la Embajada de España de la Ciudad Eterna que en ella se encuentra, si bien la escalinata – denominada como española en varios idiomas – que sube partiendo de la plaza, no es para nada española. De hecho, fue construida en 1725, bajo la influencia de Francia. En la plaza, de forma triangular, encontramos además una columna, erigida en 1857, y una atractiva fuente. La columna es conocida como la Colonna dell’Immacolata y está coronada por una imagen de la Virgen María. En cuanto a la fuente, se trata de la impresionante Fontana della Barcaccia, y se halla al pie de la escalinata, en la plaza. Encargada por el Papa Urbano VIII, esta fuente fue diseñada por Gian Lorenzo Bernini. Su idea era la de representar una barcaza a medio hundir, y se habría inspirado en las inundaciones de 1598 provocadas por el desbordamiento del poderoso río Tíber de Roma y en un barco que se encontró encallado en la plaza después de que las aguas retrocedieran.

La escalinata

El elemento arquitectónico más apreciado de la Plaza es, sin embargo, la escalinata. Esta monumental escalera conecta la Piazza di Spagna con la Trinità dei Monti, una iglesia francesa situada en la plaza de una colina cercana. Dicha iglesia fue comenzada en 1495 y ofrecida como regalo por el rey francés Carlos VIII en una de sus visitas a Roma en aquellos años. El nombre completo de esta larga y elegantemente construida escalera que une las dos plazas es “Scalinata di Trinità dei Monti”, pero es mucho más conocida sencillamente como “la escalinata” de la Plaza de España. El proyecto de unir la iglesia con la plaza data del siglo XVII, época en la que también se planeó erigir una estatua del rey Luis XIV de Francia en lo alto de la escalinata. Sin embargo, el Papa de entonces vetó la idea y habría que esperar hasta 1723 para que Inocencio XIII diera su consentimiento. Este último designó a Francesco de Sanctis para seguir con el proyecto. Solamente cuando dicho arquitecto italiano presentó sus planos, las autoridades francesas y el papado estuvieron finalmente satisfechos.

Los visitantes de hoy en día no pueden ver casi ninguna señal de que la escalinata fue fruto de un compromiso. La impresionante escalera se compone de un modesto número de escalones, 137 en total, dispuestos perfectamente en doce tramos. Éstos poseen una estructura irregular pero, sin embargo, simétrica. El momento perfecto para contemplarlos en todo su esplendor es a finales de la primavera, cuando están decorados con azaleas en plena floración. No obstante, la escalinata normalmente está llena de gente en este periodo del año. A pesar de ello, los visitantes no deben desanimarse, porque la plaza y la escalinata no sólo son apreciadas por los turistas, sino que son además un importante lugar de encuentro para los locales. Independientemente de lo frecuentada que esté, sigue manteniendo su carácter típicamente romano.

Importancia cultural

El inusual diseño de la escalinata de la Plaza de España, junto con su indiscutible elegancia, han hecho que la zona sea muy popular entre los artistas, pintores y poetas a lo largo de los siglos. En el pasado, la presencia de artistas visuales atrajo a muchas mujeres que albergaban la esperanza de ser contratadas como modelos. Cabe señalar también que el famoso poeta romántico John Keats vivió cerca de la plaza. Solo hay que dirigir la mirada hacia la esquina de la derecha al pie de la escalera, para descubrir la casa en la que el escritor residió y falleció. El edificio ha sido transformado en un museo dedicado a su vida y su obra.

Un hecho poco conocido sobre la Plaza de España es que el primer McDonald’s del país abrió sus puertas muy cerca de ella, en el año 1986. Como consecuencia de las manifestaciones posteriores contra su instalación y contra la industria de la comida rápida (“fast food”) en general, Carlo Petrini fundó el movimiento internacional del “Slow Food” (comida lenta).