Festival Puccini e la sua Lucca

Cuando se menciona la palabra “festival”, nos vienen inmediatamente ciertas ideas a la mente. Un evento, o una serie de eventos, que no hay que perderse; algo de lo que, sin duda, hay que disfrutar; una fiesta en la que todo el mundo puede participar pero que, lamentablemente, no dura mucho tiempo. El festival Puccini e la sua Lucca, que se celebra en la propia ciudad de Lucca, es diferente. Creado por Andrea Colombini, el festival Puccini e la sua Lucca se encarga de que la música de Giacomo Puccini se escuche en su ciudad natal todas las semanas del año.

Una celebración permanente de la música de Puccini

De Manon Lescaut a Madama Butterfly, de Tosca a Turandot, Puccini compuso algunas de las mejores óperas del mundo. Colombini quiso que la idílica ciudad de Lucca se convirtiera en sinónimo de la música de su célebre hijo. Su nombre en italiano, Puccini e la sua Lucca (Puccini y su Lucca), resume perfectamente lo que Colombini quería conseguir cuando creó el festival en 2004.

En la temporada alta de turismo – que se extiende aproximadamente de abril a octubre – no pasa un solo día en Lucca sin que se interprete la música de Puccini. Durante el resto del año, el festival continúa celebrándose tres días por semana. Los lugares que acogen estos conciertos son el excepcional espacio acústico de la iglesia de San Giovanni, donde Puccini fue bautizado, y el Oratorio de San Giuseppe, que forma parte del Museo de la Catedral de Lucca.

Un concierto diferente cada día

Colombini se ha encargado de que los amantes de Puccini tengan siempre mucho donde elegir. Así, cada velada gira en torno a un tema diferente – “Puccini y Verdi”, “Las mujeres de Puccini” y “Una noche en la ópera”, por nombrar sólo algunos – lo que permite a los admiradores del compositor satisfacer su amor por su música tan a menudo como quieran.

Cada representación cuenta con uno o dos cantantes profesionales acompañados por un pianista. El compositor escribió algunas de las melodías más cautivadoras de la ópera. El festival Puccini e la sua Lucca nos brinda la oportunidad de escuchar su obra de una manera que una ópera completa no nos permite: de más cerca, en un marco más íntimo y centrando la atención únicamente en la música. Cada concierto comienza a las 19h00 y dura aproximadamente una hora, lo que permite a los asistentes explorar los restaurantes de Lucca más tarde, tras la velada musical.

¿Dónde más podemos encontrar a Puccini en Lucca?

Puccini vuelve nuevamente a la vida en Lucca gracias al museo creado en la casa en la que nació. Hoy en día, el número 9 de la Corte San Lorenzo, al exterior del cual los visitantes son recibidos con una magnífica estatua de bronce del compositor, acoge el Museo Puccini. La casa fue donada a la ciudad por la nuera de Puccini, Rita Dell’Anna, en 1974.

El museo cuenta con numerosos objetos únicos pertenecientes a la carrera de Puccini: partituras de su música, el piano de cola Steinway con el que trabajaba y, quizá lo más emocionante de todo, el traje que llevó Maria Jeritza en el estreno de Turandot en el Met de Nueva York el 16 de noviembre de 1926. Una visita diurna al museo es la manera ideal de abrir el apetito para la música que sigue por la noche.

Recomendaciones de asistentes al festival Puccini e la sua Lucca

Quienes han participado en el festival Puccini e la sua Lucca siempre salen de los eventos cantando sus alabanzas. “Fantástico”, “emocionante”, “fabuloso” y “maravilloso” son algunos de los términos que utilizan. Un nuevo admirador de la música de Puccini declaró que había ido a Lucca para ver las murallas renacentistas de la ciudad, pero que volvería en el futuro por los conciertos.

Esto no debería sorprendernos. Puccini compuso una música que captura todas nuestras emociones: a veces triste, otras desafiante. A lo largo de su obra hay una sensación omnipresente de melancolía que Puccini prefirió abrazar en lugar de dejarse abrumar por ella. Es por eso que su música es tan cautivadora: tiene la cualidad de ser etérea y familiar al mismo tiempo.

Imposible pasar tiempo en la Toscana sin visitar esta encantadora ciudad y sin asistir a una representación del festival Puccini e la sua Lucca. Es una experiencia que debería estar en la lista de todo el mundo, de cosas a hacer al menos una vez en la vida.