El Carnaval de Venecia

El carnaval anual de Venecia es tan divertido en la actualidad como lo ha venido siendo a lo largo de los siglos; los disfraces y los bailes de máscaras son sólo el principio de la fiesta.

Considerado uno de los momentos más emocionantes del calendario de la ciudad, el Carnaval de Venecia es conocido en todo el mundo por el uso de máscaras. El ambiente que reina durante el carnaval es inigualable, lo que explica por qué la ciudad es particularmente frecuentada en estas fechas. Teniendo lugar cada año, el Carnaval de Venecia comienza dos sábados antes del Miércoles de Ceniza y termina el Martes de Carnaval. No se sabe cuándo nació el carnaval, pero su existencia está registrada en documentos oficiales venecianos que datan de 1296. Así pues, podemos afirmar que es una tradición bien arraigada. Si bien ya en el año 1094 el entonces Dogo de Venecia permitió que se celebraran algunas fiestas antes de la Cuaresma, tuvieron que pasar varios siglos para que el carnaval se convirtiera en un evento que podríamos reconocer hoy en día.

El Carnaval a lo largo de los siglos

Con el paso del tiempo, el Carnaval de Venecia se ha vuelto más y más elaborado. Saltimbanquis, malabaristas y acróbatas se han unido a la multitud y tienen lugar pequeñas representaciones, que a menudo rinden homenaje a los héroes de la historia veneciana, como Marco Polo. El carnaval pronto se convirtió en un periodo del año durante el cual desaparecían las diferencias entre las clases sociales de los venecianos. El uso de máscaras se hizo popular y se consideró como algo que ponía a todo el mundo en un mismo nivel, aunque no fuera más que un fenómeno temporal. Las máscaras que llevaban tanto los venecianos de a pie como los de alta alcurnia se convirtieron en un símbolo de igualdad, en gran parte debido a que la gente podía esconderse detrás de ellas. Pronto, el uso conjunto de máscaras y disfraces permitió a los venecianos cambiar completamente de identidad y superar las barreras de clase social, así como las de género e incluso las de religión, hasta cierto punto. Con una máscara y un disfraz, cualquiera podía adoptar la identidad que prefiriera. Por ello, se volvió costumbre interactuar con los demás dirigiéndose a sus máscaras, y no a su persona, con el saludo: “¡Hola, señora máscara!”.

A finales de la Edad Media, diferentes asociaciones comenzaron a organizar bailes durante la temporada de carnaval, mientras tenían lugar otros eventos, tales como combates de perros y corridas de toros. A mediados del siglo XVIII, el carnaval era tan popular entre los venecianos que duraba casi dos meses. Sin embargo, estas festividades se vieron bruscamente interrumpidas cuando, en 1797, Napoleón Bonaparte conquistó el norte de Italia. El Carnaval conoció así cierto decline. A principios del siglo XX, Benito Mussolini prohibió el uso de máscaras y el carnaval desapareció completamente. Sin embargo, el gusto por la fiesta de los venecianos permaneció intacto y el carnaval volvió a celebrarse en 1979, llegando a ser rápidamente una de las mayores fiestas a nivel mundial.

El Carnaval en la actualidad

Hoy en día, cualquiera puede participar en el carnaval. Lo único que se necesita es una máscara. Se puede elegir entre los numerosos y diferentes tipos de máscaras, los cuales incluyen las máscaras históricas, como la Moretta, una máscara ovalada de terciopelo negro; la Larva, que suele llevarse con un sombrero de tricornio y una capa; y la Bauta, que se asemeja más a un velo que a una verdadera máscara. Existen además muchos estilos de máscaras que evocan los carnavales del siglo XVII, y las cuales a menudo se inspiraban en los célebres personajes de la Commedia dell’Arte, como Colombina, Zanni, Arlequín y Pantalone. En época de carnaval se celebran numerosos eventos públicos. Entre ellos, cabe destacar la llegada de las doce bellezas o la “Festa delle Marie” (Fiesta de las Marías), durante la cual pueden apreciarse un buen número de trajes de época de Venecia. El público puede asistir también a las diversas ceremonias de entrega de premios a los mejores disfraces y máscaras.

Si bien los visitantes de la ciudad pueden disfrutar de un programa variado, uno de los puntos fuertes del Carnaval de Venecia son los eventos privados que se organizan también por toda la ciudad. Éstos se celebran a lo largo de todo el periodo de carnaval, prácticamente todos los días, y hace falta adquirir entrada para poder participar en ellos, así que es conveniente reservar con antelación. Entre los eventos privados más famosos encontramos el Minuetto, una refinada cena con baile, y el Baile Tiepolo, considerado uno de los mejores bailes que tienen lugar en Venecia. Celebrado en la Sala Ridotto, el Carnival Dream es una experiencia teatral impresionante, desbordante de glamour veneciano (representación en inglés). Muchos de estos eventos se celebran cada año durante la temporada de carnaval.